En el camino

Publicado: 7 de mayo de 2012 en Opinión
Etiquetas:, , , ,

En mayo seguimos en las plazas, con más razón que nunca.

Ante el reciente cisma de Democracia Real Ya, mucha gente se pregunta si existe el riesgo de división en el 15M. La realidad es que el movimiento, al igual que la población en general, ya está dividido, y siempre lo ha estado. ¿Por qué, si no, tenemos una comisión de política a corto plazo y otra de p. a largo plazo? Concretamente, la división es entre la gente que no quiere capitalismo y la que quiere menos capitalismo. Nos unen, no obstante, poderosas certezas: por ejemplo, que llevamos cuatro décadas embarcados en un camino suicida, y que ningún gobierno va a mover un dedo para sacarnos de él.

En España, en Francia, en Grecia… Al menos la mitad de la población no se siente representada por su gobierno. La soberanía nacional no existe, y mucho menos la soberanía popular. ¿Qué democracia es ésta en la que las decisiones son tomadas por clubes privados, y los supuestos representantes políticos las acatan, aunque suponga condenar a millones de personas a la miseria, la humillación y la caja de cartón? No, lo que es es una dictadura, obtenida mediante un lento y silencioso golpe de Estado global, basado en la desregulación financiera y en la creciente capacidad de los bancos para crear dinero.

‘No nos representan’ no es solo un lema de moda, sino una realidad. Los intereses que defiende un político son, por este orden, 1º: ‘yo’; 2º: ‘mi partido’; 3º: ‘la paz social’. No entendemos cómo sigue habiendo gente que crea que alguien con tal lista de prioridades sea capaz de aportar algo a la sociedad.

Las soluciones, por el contrario, surgen de las plazas, las universidades, las asociaciones de vecinos, los centros sociales, incluso las iglesias. Llevamos desde el 15 de mayo de 2011, y desde mucho antes, ofreciendo vías de escape a la debacle autodestructiva neoliberal: cooperativismo, bancos de tiempo, monedas complementarias, redes de apoyo mutuo, grupos de consumo, decrecimiento, energías alternativas, banca pública, regulación financiera, lucha contra la evasión fiscal, y muchas más. El éxito de estas iniciativas depende exclusivamente del apoyo popular que tengan. Y cada persona cuenta. Ahora todos somos políticos, es hora de asumir esa responsabilidad.

Del siglo XVIII aprendimos que nadie está obligada a cumplir una ley que no ha participado en crear. En el XIX supimos que los medios de producción deben ser públicos. El XX nos enseñó que lo único necesario para que los pecadores triunfen es que los justos no hagan nada. En el XXI nos estamos dando cuenta de que es mejor equivocarnos juntas que tener razón por separado. Entre todos y (en especial) todas, recuperaremos el sentido común y el sentido de lo común.

No sabemos, lo admitimos, cuál es el mejor camino hacia la democracia, pero tenemos claro que la democracia es el camino.

Nos vemos en las plazas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s